09 octubre, 2011

Visita a Tromsø

Esta semana (del 1 al 8 de octubre) estuvimos de visita en Tromsø. Realmente no es un sitio que necesite una semana entera para visitar, pero también es verdad que fuimos un poco gansos (en parte gracias al tiempo) y podríamos haber hecho más cosas. En fin. Las fotos están en Flickr, como siempre.

Fue nuestra primera vez tan al norte. Lo más al norte que habíamos estado era Trondheim, y la diferencia es bastante grande. A pesar de ser la ciudad más grande del norte de Noruega, Tromsø es bastante pequeña: el centro de la ciudad realmente no es mucho más grande de lo que se puede ver en este mapa en Google Maps, y el nivel de aumento del mapa es tan grande que se pueden ver todas las calles, con nombres y todo. Dice Wikipedia que hay 66.000 habitantes, pero no tengo muy claro qué consideran «Tromsø» para ese cálculo. Y aún así, estamos hablando de los habitantes de Telde... a principios de los años 80.

La diferencia con Oslo es bastante grande en muchas áreas, aunque hubo algunas sorpresas. Nuestras impresiones generales fueron:


  • Diferencia: hay un solo 7-11 (24 horas). En Oslo hay uno cada par de bloques (depende del barrio).

  • Diferencia: mucha gente nos miraba por la calle o en cafeterías, como si no estuvieran acostumbrados a los extranjeros. Lo que es raro, porque es una ciudad universitaria (con muchos estudiantes extranjeros). En un sitio en particular, nos sentimos como si estuviéramos rompiendo la armonía al estar allí. Y claro, empezamos a hacer chistes con la gente diciendo «for the greeeeater gooooood».

  • Diferencia: el transporte público es bastante peor que en Oslo. Mucho menos variado (sólo guaguas), pasa con menos frecuencia, y mucha menos gente lo usa. No tengo muy claro cuál es la causa de cuál.

  • Sorpresa: hay una cantidad de coches brutal, sobre todo para un sitio tan pequeño, y comparado con Oslo. Los semáforos no sólo son un coñazo y tardan en cambiar, sino que en los cruces... ¡cambian los dos a la vez! No es como los semáforos normales, en los que, digamos, norte-sur está en verde mientras este-oeste en rojo, y viceversa. Aquí los dos están en rojo, o los dos están en verde. Esto hace perder un montón de tiempo a los peatones, porque cuando quieres cruzar en diagonal siempre te tienes que parar (y como no te des prisa, dos veces).

  • Sorpresa: hay bastantes inmigrantes en Tromsø, muchos más de lo que nos esperamos.

  • Sorpresa: La comida es peor, más cara, y además el servicio es peor (¡!). Y no digamos ya si nos limitamos a comida vegetariana: toda una aventura.

  • Sorpresa: en Tromsø no saben escribir (¿?). Vimos varias faltas de ortografía en los carteles.



Todo esto del tamaño y las diferencias con Oslo me hizo plantearme, ¿qué es una ciudad? Desde luego no consideraría Tromsø «ciudad» según los habitantes que yo vi o el tamaño del centro, pero por otro lado tiene bastantes servicios y está bastante desarrollada, como si fuera una ciudad en miniatura. Lo que me hizo plantearme, ¿de dónde narices sacan el dinero? Al principio pensé que no podrían tener dinero suficiente como para mantener todo eso, pero igual el truco es que todo está concentrado en el centro de la ciudad (que es prácticamente cinco o seis manzanas de largo), que da servicios a toda la comunidad.

A destacar:


En resumen: no estuvo mal, pero no es necesario ir más de tres o cuatro días.