18 agosto, 2009

Sziget 2009: toda una experiencia

Hola amiguitos. Hacía tiempo que no escribía, en parte porque había estado de vacaciones por ahí. Primero estuve una semana de turista por Oslo y por parte del resto de Noruega con mi madre (fotos en Flickr, como siempre), y luego me fui al Sziget, uno de los festivales de música más grandes de Europa.

Fui al festival con dos compañeros de trabajo y con el hermano de uno de ellos, así que fuimos dos noruegos, un búlgaro y un español. El programa «principal» del festival duró desde el miércoles 12 hasta el domingo 16, y yo estuve desde el miércoles hasta el sábado (me vine el domingo por la mañana, para poder descansar e ir al trabajo el lunes). En resumen, el festival fue espectacular y fue una experiencia que tardaré mucho, mucho tiempo en olvidar.

Cuando llegué el miércoles al mediodía, los demás ya estaban allí y tenían las casetas montadas y todo preparado. Así que sólo tuve que dejar las cosas en la caseta, descansar un poco y salir sólo un par de horas después para el primer concierto, el de los geniales Nouvelle Vague:



Después tocaron Ska-P (grupo que odio, pero que no sonaron mal en directo, sobre todo porque el sonido no fue muy bueno y apenas se oía al cantante), Snow Patrol (todo un descubrimiento, ¿cómo me perdí a este grupo durante tanto tiempo) y Calexico.



El jueves vimos a The Ting Tings (los de la chorracanción «That's not my name», pero que fueron muy divertidos), Die Toten Hosen (un grupo alemán al que no le hice mucho caso), Elsa Valle y Rumba caliente (un grupo húngaro con una cantante cubana que arrasó), Fatboy Slim (impresionante) y Satyricon (un grupo noruego de black metal que tocó en el escenario de metal, que tenía un sonido horrible).

El viernes tuvimos un merecido descanso, y fuimos a unos baños públicos donde estuvimos varias horas. Nos lo pasamos pipa, y fuimos alternando entre baños con agua de diferentes temperaturas, una «cabina de vapor» (o como se llame), e incluso una piscina con olas artificiales. Después fuimos a almorzar a un restaurante japonés de ésos que pagas una cantidad fija y coges los platos que quieras de una cinta :-D Una vez hinchados como cochinas, volvimos al festival donde vimos a los espectaculares Pendulum (uno de los mejores conciertos sin duda, quizás el mejor), a Prodigy y a Muchachito Bombo Infierno (que se salieron por todos lados, y en mi opinión se marcaron otro de los conciertos más memorables del festival). Después del increíble maratón, nos fuimos a la carpa de música electrónica, donde había un fulano que tocaba drum and bass. Yo admito que no aguanté mucho, porque con los grupos anteriores ya había tenido bastante gasto de energía :-D



Mi último día, el sábado, fue un poco raro. Los dos primeros grupos fueron dos grandes descubrimientos: primero Speed Caravan (una especie de grupo de rock sahariano argelino, que terminaron el concierto tocando.... Galvanize, de Chemical Brothers, con un ûd, una darbuka, un bajo eléctrico y un ordenador con samples) y luego Brains (un grupo húngaro de ragga, drum and bass, hip-hop y lo que les echaran, pero que tocaban prácticamente sin samples ni cajas de ritmos). Después venían los grupos grandes, Manic Street Preachers y Placebo. Los primeros sonaron más pop y menos interesantes de lo que yo recordaba, y terminamos no haciéndoles mucho caso. Los segundos tocaron bien y fue divertido, pero otros conciertos fueron mejores y sólo tocaron una canción que yo conocía :-(

Fuera de la música, cabe destacar la cantidad ingente de casetas de todo tipo: toda clase de comida, juegos de lógica, tiendas de camisetas, talleres de yoga, áreas para relajarse, puestos de Amnistía Internacional y otras organizaciones, etc. El otro punto a destacar fue el descubrimiento de un sitio donde vendían bebidas servidas en cubos (pequeños cubos de plástico, no de los grandes de fregar, claro ;-) ). El precio de uno de ésos era el de una copa en Oslo, así que desde que lo descubrimos empezamos a beber mojitos, long island ice tea y cubatas por cubos, convirtiéndonos así en los «bucketeers».

Una experiencia inolvidable que me gustaría repetir, si no en Sziget, en algún otro festival europeo. Si tienen curiosidad, pueden echar un vistazo al montonazo de vídeos que la gente ya ha subido a YouTube.

4 comentarios:

libretica_domokun_sound_system dijo...

Ahá! Muy bien, dando envidias al personal. Ya le tocará al personal devolver las envidias, nhehehe! >:)

Nah en serio, chachi que se lo pasara usted bien ^_^

erGuiri dijo...

Cubatas.. a cubos... y luego dices que está caro el alcohol allá arriba.

Al del comentario anterior.. un premio por el 'nick'!

Esteban Manchado dijo...

domokun: por curiosidad: ¿nos conocemos? :-D mu guapo el nick por cierto :-D

erGuiri: el alcohol es caro en Noruega. En cualquier otro sitio es barato en comparación (puede que no en Londres). Como decía, el cubo de alcohol costaba lo mismo que una copa en Oslo :-D

Anónimo dijo...

Me alegra leer aventurillas de españoles por el Sziget!! aquí está la nuestra!

http://www.youtube.com/watch?v=enkZd3W2HTs