13 mayo, 2008

EE.UU. se viene abajo

Hace un mes por ahí leí en microsiervos que el fundador del partido pirata sueco (el primer partido pirata) había escrito "Why the U.S. is collapsing" que viene a afirmar que están en bancarrota. Me lo acabo de leer y está muy curioso. Como no soy un entendido pues no se si será verdad todo lo que dice, pero es por lo menos curioso y he aprendido algo de economía. Aconsejo leer el original, todo el que sepa inglés.

Encontré una traducción al español rebuscando en google y tirando de caché. Lo encontré en un foro que me daba timeout, pero estaba en caché (pongo link y créditos al final del tocho). Como no lo encuentro en otro sitio, lo pongo aquí.

Ah... también habla de pirateo y que el pirateo no es malo.

-----------
Begin Tocho
-----------

Why the U.S is Collapsing

El post original se encuentra en la siguiente dirección:

http://www.falkvinge.com/2008/03/why-us-is-collapsing.html

Hola, visitantes de Digg, Reddit, StumbleUpon y Slashdot. El sumario en un párrafo: soy el líder del Partido Pirata Sueco explicando cómo los Estados Unidos declararon la bancarrota en 1971 y han estado cubriéndola con una burbuja de créditos que está explotando. Han estado pagando facturas de VISA usando MasterCard y viceversa durante los últimos 37 años. Los acreedores están reclamando lo suyo, y los Estados Unidos están a punto de extinguirse como superpotencia. Perder su relevancia. Aún no está en su lecho de muerte, aún camina, respira y puede mantener una conversación en público, pero hay graves heridas sangrantes en sus manos, las que usa para esconder su moribunda tos.

El verano pasado escribí (en sueco) sobre cómo los Estados Unidos estaban en grave peligro de convertirse en el Cuarto Reich. También dije que un país así no duraría más de quince años, por determinados factores en los que me explayaré posteriormente.

Tuve razón en la secuencia de acontecimientos, pero fallé horriblemente en la cronología. Mientras que esperaba que ocurrieran en diez o quince años, se están desarrollando ante mis ojos a pasos agigantados.

Algunos creen que las políticas piratas van sobre el derecho a conseguir música y películas sin pagar. Algunos, más enterados, creen que va sobre la lucha por las libertades civiles. En eso tienen razón, pero pocos entienden el alcance de esta lucha. No va contra la industria discográfica, ni contra los cárteles del entretenimiento.

Para mí, la lucha pirata es contra los gobiernos corruptos que recortan sistemáticamente las libertades civiles como única manera de conservar una burbuja financiera gigante y creciente, creada durante cuatro décadas. Una lucha contra una pequeña elite que están matando literalmente a personas para poder seguir viviendo en la abundancia sin pagar las facturas que eso conlleva. Algunos blogueros lo han llamado Fascismo 2.0. Los monopolios del entretenimiento sólo son una pequeña parte de esta burbuja, y el fascismo se utiliza aquí en su sentido más léxico.

fascismo sust. Conjunción de intereses de grandes empresas y gobierno, acompañado de un recorte sistemático de las libertades civiles.

Para entender sobre qué tratan realmente las políticas piratas, hay que entender las políticas económicas mundiales en enfoques que la mayoría de la gente jamás se plantea. Hay que entender la moneda de oro de Bretton-Woods, el impacto de Toyota en Detroit, el avance estratégico del dólar en el Plan Marshall, por qué la OMC y la OMPI son rivales, cómo y por qué los Estados Unidos amenazan con embargos comerciales, y cómo se crea y destruye el dinero en los mercados financieros de hoy. Me ocuparé de las nociones básicas en este artículo.

El más destacado de estos gobiernos que alimentan la burbuja es el estadounidense. Y su burbuja está estallando. El dólar no sólo está bajando su tipo de cambio de modo que se pueda decir «oh, las curvas están bajando, interesante, voy a ver qué almuerzo hoy». Los dólares estadounidenses están a punto de ser tan irrelevantes como los rublos, los marcos alemanes o los sestercios. Porque estos imperios, el soviético, el alemán y el romano, siguieron exactamente el mismo modelo. Y si la historia es buena profesora, los imperios futuros harán lo mismo.

Parte 1: Contexto

Algunos os habréis enterado de que el dólar ha perdido su valor ante otras divisas, el euro en particular. Normalmente, con una divisa saludable, esto no sería un motivo de alarma, más que una señal de que las familias estadounidenses puedan estarse sobre hipotecando, y por lo tanto aumentando la cantidad de dinero, causando así que el tipo de cambio se desplome por la ley de la oferta y la demanda.

Es mucho más serio.

Retrocedamos a 1947. Los Estados Unidos tomaron dos medidas muy estratégicas en ese momento. Una se llamó el Plan Marshall y parecía una obra de caridad, dando dinero a la Europa destruida por la guerra, oficialmente para ayudar a repeler el comunismo.

Tres años antes, se estableció el sistema Bretton-Woods, que puso al dólar estadounidense en el centro de la reconstrucción de países, y garantizó un determinado cambio en oro para el dólar. 35 dólares serían intercambiables y reembolsables con una onza de oro (28,35 g), es decir, 1.230 dólares equivaldrían a un kilo de oro.

Personalmente, creo que estos dos tratos fueron buenos para todo el mundo implicado. La arruinada Europa consiguió fondos para reconstruir sus países.

Pero lo que consiguieron los Estados Unidos fue mucho más importante: consiguieron convertir su divisa en la moneda mundial. El dólar se convirtió en el estándar para comerciar.

Este estatus es extremadamente importante. De hecho, explica la economía estadounidense y su continuo gasto desmesurado. Paremos por un momento para entender por qué.

Todos los países tienen una reserva en divisas hoy en día. Ahorros en una hucha cerdito, si queréis. Esta reserva en divisas estaba compuesta por la divisa más estable y estándar, el dólar.

Sigamos en eso: todos los países han estado comprando dólares durante los últimos 60 años sólo para almacenarlos, porque el dólar estadounidense ha sido la divisa estándar.

Y ya que compran dólares, significa que los Estados Unidos reciben algo a cambio. En efecto, los Estados Unidos han estado imprimiendo dinero a una frecuencia que sobrepasa su producción industrial, sólo porque había países que compraban su moneda.

A finales de 2007, este montón de dólares por todo el mundo ascendía a dos billones y medio de dólares. Exactamente, 2.445.180 millones de dólares.

Esto significa que a menos que los Estados Unidos tengan el equivalente a esos dos billones y medio de dólares en mercancías, lo cual no ocurre, los Estados Unidos han estado consumiendo bienes y servicios por valor de dos billones y medio de dólares, que aún no están pagados. Los países compraron dólares a cambio de yenes-o-lo-que-sea, los Estados Unidos compraron bonitos juguetes con esos yenes-o-lo-que-sea, y nunca se paró a pensarlo.

Es como ir a comprar, tirar la casa por la ventana pagando con cheques, y que las tiendas guarden los cheques en vez de ir a cobrarlos.

Pero los cheques para esos dos billones y medio de dólares no han desaparecido. Están guardados en cajones. Y están empezando a llegar al banco. Poco a poco, sin que nadie lo note al principio, ahora están empezando a llegar más a menudo, y cuando la gente se dé cuenta, va a ser como una presa que cede inundando todo el valle de la economía mundial.

¿Cuánto son dos billones y medio de dólares? De hecho, no es mucho dinero en la economía mundial. Es como 3.150 euros por cada habitante de la Unión Europea. Es el dinero de cuatro años de presupuesto militar estadounidense. Es una cuarta parte del PIB estadounidense.

La clave aquí, sin embargo, no es de cuánto dinero se trata, sino que no hay cobertura financiera. Pagar 600 euros por un televisor no es mucho dinero, pero puede causar consecuencias desastrosas para cualquiera que no tenga esos 600 euros y ningún acreedor quiera prestárselos.

Y los Estados Unidos están quedándose rápidamente sin nuevos acreedores.

Parte 2: La guerra arruinó a los EE.UU.

Escribí previamente que bajo el acuerdo de Bretton-Woods el dólar era, básicamente, un pagaré. El resguardo de un crédito, una obligación para los Estados Unidos. 1.230 dólares valían lo mismo que un kilo de oro, y serían reembolsables en cualquier momento que el acreedor escogiera. Sin embargo, la guerra desgarró la economía estadounidense como un arado en un campo de golf. Al principio de la guerra, las reservas en oro eran de un 55%, lo cual se considera saludable según convenios bancarios actuales. Sólo durante 1970, no obstante, esas reservas se redujeron del 55% al 22%.

Espera, diréis. ¿1970? Exacto. No hablo de Iraq, hablo de Vietnam.

Llegados a este punto, los economistas ya no creían en la capacidad estadounidense de regular sus gastos y cumplir sus promesas. La presión internacional para cambiar dólares por el prometido oro aumentó, concretamente por parte de Francia, quien cambió gran parte de sus reservas de dólares por oro en ese momento. Fue una carrera al banco para retirar los ahorros mientras el banco aún estaba abierto.

El 15 de agosto de 1971 el presidente Nixon declaró la bancarrota. No con esas palabras, claro. Pero lo que Nixon hizo fue declarar que los Estados Unidos no podían seguir cumpliendo con sus acreedores y pagar oro por los dólares. Declaró los documentos de crédito inválidos. Este acontecimiento ha sido eufemísticamente llamado «el escándalo Nixon». En cualquier otra situación, cancelar los pagos es lo mismo que declarar la bancarrota. Pero ésta sólo fue «una medida del gobierno», y el mundo en general no apreció sus consecuencias.

Una de las consecuencias fue que los Estados Unidos tenían vía libre para imprimir tanto dinero como otros quisieran comprar, de modo que así se ha inflado la burbuja sin ningún tipo de freno o luz de alarma.

A finales de 1995, el total de dólares estadounidenses en manos extranjeras era de 610.337 millones. Como escribí antes, hoy esa cifra se ha disparado hasta los 2.445.180 millones. Eso es casi dos billones en 13 años, una cuadruplicación de la deuda. Un incremento del 300%. ¿Quién compra todos estos dólares?

Resulta que son los países asiáticos. Un pequeño puñado de países que han sido despectivamente llamados OPID - Organización de Países Importadores de Dólares.

El déficit externo de los EE.UU. Fue de 763.600 millones de dólares en 2006. Esto significa que los Estados Unidos compraron bienes y servicios por tres cuartos de billón más de lo que pudo vender a otros países. ¿De dónde sacaron los Estados Unidos tres cuartos de billón de dólares para financiar este déficit comercial en 2006? ¿Y una cantidad equivalente en 2007? ¿Y en 2005?

Deberíais estar empezando a pillar la respuesta. No los sacaron de ningún sitio. Parte de ese dinero fue generado imprimiendo dólares para reservas extranjeras, predominantemente en Asia. Sea como fuere, los EE.UU. gastaron ese dinero.

Para contextualizar, en la lista de balances comerciales, los EE.UU. están en el último puesto. El peor de todos los países analizados.

No sólo eso, sino que la medalla de plata es para un país con un déficit comercial de 125.000 millones de dólares [Nota de Igot: ese país resulta ser España xDD]. Es decir, el déficit comercial estadounidense es seis veces mayor que el segundo peor. Pero lo importante aquí no es que el peor sea uno u otro, chicos, sino que hablamos de montones de dinero que se está quemando en tal cantidad que se puede ver el humo desde los satélites de observación meteorológica.

Los Estados Unidos, además, generan una deuda interna, con un valor oficial que asciende a más de nueve billones de dólares y que crece rápidamente.

Parte 3: Intentando compensar mediante la introducción de tratos comerciales sesgados

Hacia el final de los años 70, los economistas estadounidenses se asustaron seriamente. Los coches japoneses, que inundaban el mercado, atacaron el corazón del orgullo estadounidense.

Los coches extranjeros eran mejores que los estadounidenses de la orgullosa Detroit. Esto, simplemente, era imposible. Toy-o-ta. Ni siquiera el nombre sonaba estadounidense. Y aun así, la gente en Estados Unidos rechazaba la joya de la ingeniería estadounidense, los coches, por un equivalente producido en el extranjero.

Entonces, el gobierno concluyó simplemente que la posición dominante de Estados Unidos en la producción industrial se había acabado. Lejos de tirar la toalla, se hizo otra pregunta: «¿cómo pueden los Estados Unidos continuar en una posición dominante en un mundo donde los EE.UU. no tienen una producción industrial con un valor aceptable?».

La respuesta vino de una fuente inesperada.

En algún momento a principios de los 80, el presidente de Pfizer, Edmund Pratt, estaba frustrado con la competencia de compañías extranjeras que, legalmente, copiaban y mejoraban los productos de Pfizer. En ese punto, sin embargo, no había manera de cambiar las leyes extranjeras para crear un entorno comercial donde se prohibiera ese tipo de competencia.

Para resumir, Pratt acabó en el ACTN –el Comité Asesor de las Negociaciones Comerciales– y recomendó un plan al Departamento de Comercio que garantizaría la superioridad estadounidense en el comercio.

En poco tiempo, implicó un acercamiento en dos frentes. La primera parte pretendía reforzar las leyes comerciales que favorecían los intereses estadounidenses, y entonces establecer el «libre comercio» dentro de ese marco, configurado para favorecer los intereses de los Estados Unidos. La segunda parte pretendía amenazar con embargos comerciales a los países que no aceptaran estos acuerdos de «libre comercio» sesgado.

Al principio se contempló como un asunto espinoso, puesto que los embargos comerciales no se habían usado nunca sistemáticamente como parte de una línea política, sino sólo en casos excepcionales. Sin embargo, la estrategia –centrada en la «propiedad» intelectual, es decir, principalmente monopolios estadounidenses– resultó funcionar extremadamente bien.

Se buscó un foro donde establecer los nuevos términos comerciales estadounidenses como estándar mundial. Pratt y la ACTN acudieron a la OMPI, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (parte de la ONU), buscando su visto bueno. Básicamente los echaron a patadas cuando la ONU se dio cuenta de lo que intentaban conseguir.

De modo que se hizo necesario abordar otro barco. Este barco fue el GATT, Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles.

Usando una combinación de amenazas unilaterales, acuerdos bilaterales de «libre» comercio sesgado y acuerdos multilaterales una vez que suficientes países hubieran aceptado los términos, se concibió un pacto comercial sesgado. Prohibiría a los países del Tercer Mundo manufacturar medicamentos para salvar vidas de sus propias poblaciones. Se aseguraría que los jugadores ya establecidos, sobre todo en los EE.UU., pudieran jugar una mejor estrategia, no haciendo mejores productos, sino utilizando el marco legal. Las compañías del acuerdo, como la industria discográfica, están presionando ahora para conseguir rebuscar sin orden judicial en los correos electrónicos y casas de los ciudadanos, para así descubrir si sus monopolios se ven infringidos.

Usando una combinación de engaños y negociaciones astutas, el acuerdo fue firmado por suficientes países. Ese acuerdo se llama TRIPs (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio). La nave que lo protege es el GATT, que fue renombrada como Organización Mundial del Comercio (OMC, WTO).

Y de este modo, los Estados Unidos llegaron a hacer cumplir su monopolio sobre las libertades civiles de los ciudadanos de los Estados Unidos y de cualquier otro lugar. El punto importante es que los Estados Unidos moldearon deliberadamente el comercio internacional mediante una combinación de amenazas y coerción, en un intento de quitar importancia al hecho de que la industria estadounidense no producía nada que se pudiera vender.

Visto el récord en el déficit comercial estadounidense, podemos afirmar que esta estrategia ha fracasado.

(El contexto completo del acuerdo TRIPs se puede encontrar en el libro Information Feudalism. Una lectura muy pesada pero que vale la pena).

Parte 4: Entendiendo el sistema monetario

La mayoría de la gente, y diría que «la mayoría» se puede aproximar a «toda», no sabe de dónde viene el dinero. ¿De dónde sale un euro? Si hay 1.000.000.000 € en la economía mundial, ¿quién decide cambiar ese número a 1.000.000.100 €?

Mucha gente contestaría «el gobierno» o «el banco central». Sin embargo, no es así.

La respuesta correcta es: tú. Cuando pides prestados 100 euros, esos cien euros aparecen mágicamente en la economía. No existían antes y no existirán después de que los reintegres.

El sistema monetario funciona así, de manera simplificada: un banco debe tener una cierta fracción de sus créditos pendientes como cuentas de ahorro. Si esa fracción es 1/9 (un número corriente), y depositas 1.000 € en un banco, ese banco tiene el derecho a prestar 9.000 € a otras personas, a un interés más alto.

ACTUALIZACIÓN II: el párrafo anterior ha recibido muchos comentarios en diversos foros. Para aclarar: lo simplifiqué un poco para no entrar en muchos detalles. En el contexto completo y más complejo, el tema de 1.000-se-convierten-en-9.000 implica una cascada de depósitos n diferentes bancos, multiplicando el límite original. El primer banco sólo puede prestar 900 € por el depósito de 1.000 €, pero esos 900 € se convierten en un depósito en otro lugar, generando otros 810 € en deuda y mágicamente nuevo dinero, que se convierte en depósito en otro banco, y así sucesivamente. Así es como 1.000 € generan otros 9.000 € de nuevo y reluciente dinero en nuestra economía. Si te interesa, repito: tómate 45 minutos y mira la animación Money as Debt.

Esto se llama el efecto multiplicador del crédito. Ahora está pasando por su tercera temporada en los Estados Unidos, introducido por el presidente Wilson en 1913. Previamente, Andrew Jackson acabó con la segunda en 1836.

Posteriormente, a través de lobbys y oscurantismo, el efecto multiplicador del crédito ha hecho de todo salvo desaparecer. Los bancos pueden, prácticamente, crear tanto dinero como quieras sacar prestado.

En resumen, mientras que Andrew Jackson pudo eliminar el banco central, no pudo eliminar la locura del efecto multiplicador del crédito. Cuando un banco de Massachusetts se fue a la quiebra, se descubrió que su capital generado de 500.000 dólares estaba respaldado por exactamente 86.48 $. ¿Por qué esta obvia estupidez, y la inmunidad de los bancos ante la ley si suspenden los pagos, no se pone en entredicho?

Esto tiene una serie de consecuencias interesantes. Desde una perspectiva monetaria, significa que si el tipo de interés es 4%, el 4% de todo el dinero faltará, puesto que ese dinero debe ser usado para pagar el interés del resto. Dado que todo el dinero del sistema es prestado, por cada dólar se debe el interés. Por todos ellos. ¿De dónde iba a venir el dinero para pagar ese interés? La respuesta es, de ningún lado. El sistema está diseñado para que una cierta cantidad de gente se arruine.

Europa ha tenido un sistema similar desde el siglo XVII. Si te interesa este tema, te recomiendo encarecidamente la película de 47 minutos Money as Debt.

Pero el aspecto más importante es que la oferta de dinero está íntimamente ligada a las deudas domésticas. Si la gente fuera muy trabajadora y económicamente responsable, y todo el mundo pagara sus deudas, no quedaría dinero en la economía. Habría una escasez de dinero, de modo que no quedaría dinero para pagar sueldos, alquileres, o crear nuevos negocios.

Por otro lado, cuanta más gente obtenga créditos (concretamente mediante hipotecas), tanto más rico se siente todo el mundo, pues se incrementa la cantidad de dinero sin aumentar el valor actual de los bienes, lujos y servicios.

En 2006, la deuda doméstica era de 45 billones de dólares. Comparada con los 5 billones de 1969, la cantidad de dinero se ha multiplicado por nueve.

Esto es importante, pues un colapso del sistema crediticio implica un colapso de la oferta de dinero, y crearía una sociedad donde nadie tendría un solo céntimo.

Ya puedes vislumbrar adónde quiero llegar con esto, con el reciente colapso del mercado inmobiliario, que está causando un efecto bola de nieve.

Oh, ¿y alguna vez has oído hablar de la depresión de 1929? ¿La quiebra de la que todo el mundo habla como la peor de la historia? En esa quiebra, el dinero se redujo en sólo un 27%. Compara esto con el hecho de que si los Estados Unidos se vieran obligados a volver a una economía anterior a 1971, anterior a la burbuja, veríamos una reducción en el dinero del 89%.

Para dejarlo todo claro: estos números significan que en el peor escenario posible, todo ciudadano trabajador de los Estados Unidos verá cómo su sueldo se recorta en un 89% promedio. El mejor escenario es difícil de predecir, pero apuesto todo mi dinero a que la oferta de capital se reduce bastante más que el 27% de 1929.

Los Estados Unidos se dirigen a algo que hará que 1929 parezca sólo un día corrientemente inquietante con algunos números rojos. Y su desplome también afectará al resto del mundo occidental.

Parte 5: La caída del dólar y de los Estados Unidos

Como escribí previamente, la máquina de imprimir dinero de los Estados Unidos depende de que el dólar sea la divisa estándar del mundo. Era así por herencia incluso después del colapso de Bretton-Woods en 1971. Ninguna otra economía era lo suficientemente grande para respaldar otra divisa. No había competencia para un estándar mundial.

Hasta 1999.

Desde hace unos años, la Unión Europea tiene una economía mayor que la estadounidense. Y lo afirman tres fuentes, las tres estadounidenses: la CIA, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Volvamos a eso, pues a muchos los escandaliza: la Unión Europea tiene una economía mayor que los Estados Unidos. Una economía mayor con la que respaldar su divisa, el euro. Reuters lo mencionó el otro día, pero lo atribuyó incorrectamente a la caída del dólar. Esto lleva siendo así desde, al menos, 2005.

Cuando el euro apareció en 1999, fue introducido algo más alto que el dólar estadounidense, pero cayó rápidamente a 0,89 centavos de dólar. Hoy se cambia a 1,55 dólares por euro. Dos euros son más que tres dólares.

Para echar más leña al fuego, se espera que la Reserva Federal Estadounidense recorte los tipos de interés del dólar del 2,25% al 1% a mediados de 2008. Por el contrario, el Banco Central Europeo ha estado manteniendo el interés estable al 4%.

¿Qué tienen que ver los tipos de interés de los bancos centrales con todo esto?

Cuando se mantiene una reserva nacional, escoger entre el euro y el dólar es como tener que elegir entre dos bancos con diferentes tipos de interés. A igualdad en todos los demás factores, cualquier persona en sus cabales escogería el euro como cuenta de ahorro, puesto que da un mejor tipo de interés. Pero como ya he dicho, todo lo demás no es igual. El dólar está perdiendo su valor muy rápidamente.

Muchos imperios han derrochado en sus ejércitos usando dinero prestado, y como consecuencia se han derrumbado. Fue una importante causa para el fin de la Unión Soviética, por ejemplo. Y se está de acuerdo que el límite macroeconómicamente sostenible para el gasto militar está alrededor del 2% del PIB.

Los EE.UU. están gastando actualmente el 5% de su PIB en el ejército. Está el primero en la lista de gastos militares, con 625.000 millones de dólares cada año (antes de los gastos urgentes de la guerra actual). Para no mostrar los números reales, sólo 515.000 millones están asignados al Pentágono oficialmente. Necesitas escarbar más hondo para descubrir que los fondos para construir y mantener el caro arsenal nuclear están asignados al Departamento de Energía. Los fondos para financiar y entrenar a insurgentes alrededor del mundo dependen de la Secretaría de Estado. Y así sucesivamente.

Para poner este número en perspectiva, el segundo en esa lista –China– gasta 60.000 millones. Alrededor de una décima parte. El presupuesto militar del mundo entero es 1,1 billones de dólares. Es decir, los EE.UU. gastan más en su ejército que todo el resto del mundo junto.

El mismo ejército estadounidense se usa para mantener la burbuja del dólar.

Como dije antes, la posición dominante de los Estados Unidos depende de que el dólar sea la divisa estándar. Pero con Bretton-Woods derogado, el estatus del dólar como moneda mundial depende, en su lugar, de muchas otras cosas.

Una de ellas es el comercio del petróleo.

El petróleo, actualmente, se compra y vende –predominantemente– en dólares por barril, lo cual crea una economía basada de facto en el dólar. Hace unos años, un importante productor de petróleo cambió a vender en euros por barril.

Esto amenazó la estabilidad del dólar como divisa mundial, y por extensión, la burbuja economía estadounidense. Tras algo de caos y confusión con el ejército estadounidense financiado por la burbuja como protagonista, ese país en particular ahora vuelve a exportar petróleo en dólares, y por lo tanto vuelve a contribuir a la burbuja.

Ese país es Iraq.

(La interpretación de que el gobierno estadounidense invadió Iraq para proteger la burbuja de su divisa es mía y sólo mía. Pero en todo este contexto, tiene mucho sentido que sea así. La alternativa a gastar billones en la guerra habría sido arriesgarse a un derrumbe de la economía completa, el que ahora parece inevitable de todos modos. Cuando comento esto con estadounidenses, sin embargo, generalmente desechan la idea porque creen que sobrevaloro la inteligencia del actual presidente).

Hoy en día, Venezuela vende en euros por barril, e Irán ha anunciado planes para crear una bolsa de petróleo basada en el euro en Teherán (sí, el mismo Irán que el candidato republicano McCain dice que quiere bombardear).

En comercio internacional, más y más acuerdos se firman en euros, cuando hace unos años habría sido impensable cualquier divisa que no fuera el dólar. En Nueva York, las tiendas de turistas ahora muestran carteles de «aceptamos euros» – igualmente impensables hace unos años. En Amsterdam, muchas oficinas de cambio han dejado de aceptar dólares como divisa. Cae tan rápido, que ya no pueden revenderlos obteniendo beneficios.

En China, los exportadores se quejan sobre el coste de la seguridad de la divisa en los acuerdos comerciales firmados en dólares, y están cambiando al euro. En Alemania, Volkswagen no va a vender uno de sus mejores modelos en los Estados Unidos, sólo por la caída del dólar. En Chad, en África, la gente en la calle ha cambiado al euro.

Lo que cambia cuando alcanzamos un punto crítico –que puede que haya llegado– y las reservas de divisas empiezan a cambiar del dólar al euro en masa, es que las compañías anti-morosos del mundo vendrán con estos dos billones y medio de dólares de la deuda estadounidense, que están actualmente guardados en las reservas de divisas.

No hay nada que pueda pagar esta deuda de dos billones y medio de dólares cuando el cobrador del frac llame a la puerta.

Este punto matará al dólar como divisa, enviándolo de un plumazo a niveles anteriormente inconcebibles. Matará al dólar como estándar mundial, a la economía estadounidense, al ejército estadounidense, y al estatus de Estados Unidos como superpotencia. Justo como ocurrió cuando la Unión Soviética se derrumbó. Es incluso posible que los Estados Unidos se rompan como país, como le ocurrió a la Unión Soviética.

Pero, a diferencia, de la Unión Soviética, los estadounidenses lo pasarán mal. En la Unión Soviética, no cambiaron muchas cosas cuando las casas propiedad del gobierno dejaron de ser pagadas. Porque ya antes no se pagaban. No cambió mucho cuando los suministros de comida dejaron de llegar formalmente, pues antes tampoco llegaban. La gente había aprendido a vivir con un sistema que no funcionaba. En los EE.UU., sin embargo, mucha gente perderá su casa y no podrá conseguir comida. Y esto no es una receta para una sociedad feliz.

Un catedrático importante de economía de EE.UU. recomienda inversiones inmediatas en metales preciosos, «oro, plata y plomo bañado en cobre».

Esta diferencia en funcionalidad de la sociedad antes y después del derrumbe es lo que se llama el hueco del colapso. Y es mucho mayor en los Estados Unidos que lo que lo fue en la Unión Soviética, Alemania o Roma.

Palabras finales

De esto es de lo que va la lucha pirata, a mi parecer. De evitar que el fascismo se difunda por las administraciones corruptas, de defender la civilización ante el recorte sistemático de libertades civiles para mantener una falsa imagen de prosperidad y enriquecer una elite que se sirve a sí misma. O incluso para «defender la democracia». El debate sobre la compartición de archivos no es más que un símbolo, pero uno muy importante. Como el insignificante pueblo belga de Waterloo o el pequeño e ignorado lugar de Pennsylvania llamado Gettysburg. También fueron importantes contextos.

Los EE.UU. ya están perdidos. No puedo pensar en nada que pueda salvarlos. Mi lucha es por Europa, que ha copiado todas las políticas estadounidenses de «propiedad intelectual» en lo que puede ser descrito como economía de secta de mercancías, y se expone a un destino similar.

ACTUALIZACIÓN I el 22 de marzo a las 17:23 CET - añadidos enlaces a la historia de Amsterdam, el hueco del colapso de Orlov y el libro Information Feudalism

ACTUALIZACIÓN II el 23 de marzo a las 11:30 CET - corregidas faltas ortográficas, añadida aclaración en el efecto multiplicador del crédito

-------

Gracias al traductor, quien quiera que seas.

Encontrado en caché de google del foro: http://foromjworldpage.mforos.com
Escrito por usuario: IgotStyle

http://209.85.215.104/search?q=cache:r9fkTKX0Gu0J:foromjworldpage.mforos.com/416420/5465984-la-era-de-usa-eeuu-y-de-los-estadounidenses-porque-estas-cosas-solo-pasan-alli/%3Fpag%3D13+why+u.s.+is+collapsing+falkvinge&hl=es&gl=es&strip=1

Guardada en el caché de la http://foromjworldpage.mforos.com/416420/5465984-la-era-de-usa-eeuu-y-de-los-estadounidenses-porque-estas-cosas-solo-pasan-alli/?pag=13 obtenida el 2 Abr 2008 21:17:22 GMT.

6 comentarios:

Farándula dijo...

Pues vaya miedo me acaba de meter en el cuerpo el colega.

Vamos a ver si me aclaro:

-Si no te endeudas es malo para la economía, porque no hay dinero
-Si te endeudas también es malo para la economía, porque se monta la burbuja.
-Si el dólar cae, es malo para todos.
-Si el dólar no cae, siguen con su política rollito imperialista, malo también.
-Se haga lo que se haga, estamos avocados a una catástrofe económica mundial que nos va a bajar los sueldos un 80% y nos va a dejar con el culo al aire y muertos de hambre.
-La culpa de todo la tiene Yok..esto el recorte de las libertades en pro de la soberanía mundial.

¿Esto qué es, Mad Max? Qué ganas de amargarme el día xD.

erGuiri dijo...

Según EL AUTOR es como tu has dicho, yo lo veo de la siguiente manera. PEro repito, no soy un experto, y vamos, igual el tio está equivocado.

1: Si ALGUIEN no se endeuda. Procura no ser tu :-D

2: Sólo si te endeudas basado en fantasmas. (Toma 100 euros que nadie tiene).

3: Cierto. Pq nos arrastra por alguna parte. Será peor para los paises dolar q para los paises euro.

4: Cierto, pq se dedican a hacer burbujas.

5: Cierto, aunque lo importante es que no nos falten alimentos básicos. No creo q se llegue a tanto, pero dile a adiós a las frivolidades.

6: Yo lo entendí de forma que intentan metérnosla doblada con lo de propiedad intelectual y que todos han caido, eso es lo que dice el partido pirata. (vamos, q el tio soltó todo esto, para defender los ideales pirata)

---

Personalmente, en este caso y en todos los casos, no me gustan los monólogos, nadie es 100% correcto.

Por ejemplo, en lo de la burbuja inmobiliaria, no es que el dinero haya desaperecido y no haya pasta, dicen los expertos que es que los bancos se han cogido un cabreo monumental y tienen una mosca acojonante, no se fían ni de su madre, y no están prestando dinero.

---

Yo voy a estudiar fontanería, no dependería de Microsoft ni Linux ni de la electricidad ni de clientes con dinero... sólo dependería de mierda humana, que nunca faltará.

Esteban Manchado dijo...

Todavía no he tenido tiempo de leer el artículo (sólo la introducción o así), pero éste también está curioso: http://video.google.com/videosearch?q=dinero+es+deuda&sitesearch=

Esteban Manchado dijo...

Lo acabo de leer. Está muy bien, es un poco largo pero entretenido de leer. Yo tampoco tengo ni zorra de economía, así que no sé si lo que dice el tipo tiene algún sentido, pero está interesante :-D

Además, leyendo el texto entero vi que el autor también recomienda el vídeo que enlacé arriba :-)

pank_akira dijo...

te has pasao' ...

Chema Medina dijo...

Yo tampoco entiendo de economía, pero sí que he tenido claro siempre que cuanto menos pidas prestado, menos te empobreces. No es como decirte, "tío, préstame 5 euracos". Pasa el tiempo, y te devuelvo exactamente los 5 euros. Con los bancos (que son, en mi opinión, los que verdaderamente dirigen la economía) no terminas devoviendo 5, sino 6 o 7 euros. De todas maneras, leyendo el artículo, lo que está claro es que el dinero es algo ficticio, es un "vale" y el problema es cuando ese vale no esta respaldado por algo "real". Vamos, como cuando te dan un cheque sin fondos: crees que te estan pagando pero en realidad no tienes sino un pedazo de papel garabateado que no te vale ni para limpiarte. Que nos están vendiendo humo: seguramente. Que nos la quieren meter doblada: por supuesto. Hablando en términos de economía doméstica: ¿Cómo es posible que el precio del Gasoil (de lo más barato en combustible) se haya duplicado en 4 años?. Está claro, que si hacemos caso a lo que nos cuenta el articulo, estamos sosteniendo la ficticia e ineficiente economía americana a traves de la estafa del petroleo. ¿Por qué ese interés desmesurado en controlar Iraq y estarle echando el ojo constantemente a Iran?

He dicho.